04
Oct
08

VAMPIROS

Datos, extraídos en su mayoría del libro “el Vampiro, antología literaria” de Ediciones Siruela S.A

El mito del Vampiro se pierde en tiempos remotos, muy anteriores al nacimiento del cristianismo. Hacia el seiscientos antes de Cristo, Tse-Chan refiere que un hombre muerto puede convertirse en un demonio temible si su alma rehúsa salir del cuerpo.

En la Mitología Mesopotámica encontramos leyendas similares, donde el vampiro acadio recibe el nombre de Rapganmekhab y el asirio Akhakham; pueblos tan dispares como el chino, el hindú, el malayo, el polinesio, el azteca, el esquimal… han creído en la existencia de Vampiros, Palabra por cierto “vampir” que aparece impresa por primera vez en Alemania a principios del siglo XVIII.

Y tenemos dos reliquias que vienen a demostrar lo ancestral de este miedo a muertos vivientes que se alimentan de los vivos…

Un Jarrón prehistórico de origen Persa, en el cual se representa a un hombre copulando con un Vampiro femenino cuya cabeza ha sido seccionado del cuerpo. Y como señala el experto Montague Summers representar la cabeza cortada indica la clara intención mágica de conjurar la vasija para que ahuyente al Vampiro.

Presumiblemente encontramos tres de los elementos más clásicos que rodean este mito en dicha Vasija, y que además perduran hasta nuestros días. El grabado de un hombre y una Vampiro copulando, donde vemos el carácter erótico y sexual, muy ligado al concepto que ahora mismo tenemos del vampiro, aunque no al que predominó durante siglos en las leyendas centro europeas.

La decapitación como medio de aniquilar al Vampiro. Y la creencia en que la posesión de objetos y símbolos mágicos, en este caso el mencionado Jarrón, serviría para protegerse del Vampiro y ahuyentarlo, como siglos después se creería en la protección del crucifijo o la ristra de ajos.

La segunda reliquia es una tablilla conservada en el museo Británico, esta tablilla contiene la epopeya mitológica del descenso de la diosa Ishtar al País Inmutable de la Muerte. Al llegar a las puertas la Diosa amenaza con derribarlas, hacer alzarse a los muertos para que devoren a los vivos, y darles poder sobres todos los vivientes. Todo un Apocalipsis Vampírico.

Aunque no sabemos a ciencia cierta donde apareció el mito, y como se propagó a pueblos tan lejanos, es de

suponer que este tipo de historias surgieran en Mesopotámica o en Egipto, y posteriormente se fueran expandiendo gracias a la difusión oral y a las primeras rutas comerciales. Sin descartar la posibilidad de que estas historias surgieran en las distintas culturas de manera simultanea, dado que el Vampiro recoge elementos comunes a todas las creencias, miedo a la noche, miedo e incertidumbre ante la muerte, y el carácter sagrado y mágico de la sangre. “Por que la sangre es la vida”

Sin descartar tampoco que todas las leyendas tienen algo de real, y quizás los Vampiros… si existan;

“- Es un germen. Una bacteria cilíndrica. Introduce en la sangre una solución isotónica. La circulación se hace un poco más lenta. El bacilo vive en la sangre. Sin ella los bacteriófagos o matan, o pasa al estado de espora.” (…)

“Los bacteriófagos son proteínas inanimadas. En este caso el metabolismo anormal destruye las células.” (…)

“- El bacilo – dijo Neville – es un organismo saprófito. Vive con o sin oxígeno, pero hay una diferencia. En la sangre es anaeróbico y vive en una simbiosis con el vampiro, El vampiro lo alimenta con su sangre, y el germen proporciona

energía.

– Cuando entra el aire – Prosiguió Neville – la situación cambia. El germen se transforma en aeróbico y las simbiosis se

interrumpe. El bacilo es entonces un parásito, particularmente violento, que devora al huésped”

En la obra de Richard Matherson “Soy Leyenda” se trata de dar una explicación “racional” a la plaga de Vampiros que había asolado la tierra, y a los mitos que giran en torno al vampiro. El Vampirismo es, en la obra de Matherson, una enfermedad, una bacteria que se transmite no sólo mediante la mordedura del vampiro, sino también por el aire, cuando un vampiro muere y al descomponerse libera esporas que transmiten la enfermedad.

El miedo a Cruces y espejos es psicológico, el vampiro creía que eso mataba a los vampiros cuando era humano y esa creencia permanece en el subconsciente del enfermo, por esta razón un vampiro cristiano huye de la cruz, y tal y como se relata en el libro el vecino del protagonista Neville (interpretado en el cine por Vincent Price, Charles Heston, o más recientemente Will Smith), Ben Cortman, es inmune al crucifijo -“¿Por qué un judío ha de temer la Cruz?”

La bacteria causante de la enfermedad muere al contacto directo con el aire, razón por la cual la estaca, que impide la rápida cicatrización de la herida cuando esta es de bala por ejemplo, permite que entre el aire el tiempo suficiente como para crear una reacción en cadena que ocasiona la muerte del Vampiro.

Y realmente entre los posibles orígenes del mito, encontramos el de las enfermedades, enfermedades mentales como la esquizofrenia, que produce conductas extrañas en las personas que la padecen, quienes experimentan una distorsión de los pensamientos y sentimientos, con síntomas como aislarse, evitar salir con amigos, salir por la noche a lugares solitarios, dormir poco o demasiado y en horarios no convencionales, hablar solo o reír sin motivo aparente, alucinaciones, delirios y conducta agresiva.

O de enfermedades físicas, como la rabia, el virus se extiende desde una mordedura hasta el sistema nervioso límbico, una zona del cerebro. Frecuentemente experimenta ataques de terror y de depresión nerviosa, presentando tendencia a la vociferación, los alaridos y la agresividad, con accesos de furia, alucinaciones visuales y auditivas, babas y delirio, agresividad, trastorno del sueño;

Y la Porfiria, enfermedad congénita que puede producir vello facial de manera anormal, una fotosensibilizad extrema al sol que produce cicatrices en la zona facial, lo que obliga a quienes la padecen a salir por la noche, orina roja, ansiedad, confusión, insomnio, alucinaciones, agitación, convulsiones, depresión, eritrodoncia (coloración y crecimiento anormal de los dientes)

Sin embargo, en la cultura popular el vampirismo no se ha considerado una enfermedad, sino una maldición. En muchos casos un castigo para quienes ofenden a Dios, siendo el suicidio la mayor de esas ofensas.

El suicidio es pues, una de las formas en las que supuestamente una persona podría convertirse en Vampiro.

La herejía, la excomunión, o morir sin estar bautizado eran también posibles causas, no olvidemos que hablamos de una maldición que aterrorizaba a las gentes de otras épocas, convertirse en Vampiro suponía perder el alma, perder toda posibilidad de alcanzar el paraíso, y volver de la tumba a matar a los seres amados, cosas terribles para la mentalidad de épocas pasadas, aunque paradójicamente en la actualidad ser vampiro sea el sueño de multitud de adolescentes;

La práctica de rituales, ser un mago o bruja, es otro modo en el que comúnmente se creía que una persona sería castigada y se convertiría en Vampiro, sobre todo si estas prácticas habían incluido la ingestión de sangre.

No olvidemos, que al ser un mito el del Vampiro tan extendido, fácilmente encontraremos “posibles causas” de la maldición en cada país o incluso región,

En la antigua Grecia se creía que el color rojo en el pelo era una señal de que esa persona se convertiría en Vampiro. Olvidar pone dinero en la boca del muerto, pronunciar el nombre del difunto durante cierto periodo de tiempo tras el entierro (ver “La familia del Vurdalak” de Alexei Tolstoi) se creía que el muerto podía oírlo y salir de su tumba acudiendo a la llamada.

Los hombres que juran en falso por dinero, ser el séptimo hijo varón consecutivo, o el séptimo hijo de un séptimo hijo si es que este había escapado a la maldición.

Si un vampiro lanza su mirada sobre una mujer encinta, y ella no esta protegida, su hijo se convertirá en vampiro, o que un gato salte sobre el cadáver antes de que este reciba sepultura.

Por no recibir un entierro apropiado, o incluso por un error del sacerdote que oficia el entierro.

Sin embargo, la manera más popularizada, la que todos conocemos de películas, novelas gráficas y series televisivas, es un claro símil sexual, el intercambio de fluidos;

Ser mordido por un vampiro y acto seguido beber la sangre de ese vampiro.

“– Escucha, mantén los ojos abiertos – me susurró Lestat, con sus labios moviéndose apretados contra mi cuello. Recuerdo que ese movimiento de labios me puso de punta todos los pelos de mi cuerpo; envió una corrientes sensual por mi cuerpo que no fue muy diferente al placer de la pasión…” (…)

“Yo bebí, chupando la sangre de la herida, experimentando por primera vez desde mi infancia el placer de chupar los alimentos, con el cuerpo concentrado en una sola fuente vital.”

“Entrevista con el Vampiro”, de Anne Rice;

Y es que esa es la imagen que actualmente prevalece en nosotros, la del todopoderoso triunfador, conquistador, icono sexual, un seductor romántico y triste, irreverente y maldito e incapaz de amar, que sin embargo busca desesperadamente el amor. Drácula buscando a Mina, surcando “Océanos de tiempo”;

ADRACUL

Editando: He creado un nuevo blog, dedicado integramente a esta tematica.

Historias propias, narraciones, poesias, artículos, biografías…

http://adracul.wordpress.com/

Anuncios

5 Responses to “VAMPIROS”


  1. octubre 22, 2008 en 1:54 pm

    Muy interesante, tu artículo. Ando detrás de esa antología de Siruela. Te recomiendo “Vampiros”, de Javier Arriés, tiene muchos datos sobre los mitos vampíricos en diferentes lugares. Es curioso que en la Europa occidental no exista mucha tradición al respecto (en Grecia, por ejemplo, sí existía)…

  2. 2 CINDY
    enero 31, 2009 en 11:13 pm

    Muy interesante…

    muestra muchas cosas de las que no muchos saben … no en todos lados se puede saber o averiguar algo sobre la verdadera existencia de los vampiros ..
    pero si los mitos son tan antiguos (Grecia , Egipto y Mesopotamia … )
    unas de las culturas con mas misterios …
    en este caso yo creo que si existen los vampiros.

  3. abril 7, 2009 en 7:20 pm

    hola!!! quiero saber se eziste vampirosmi puede ayudar por favor???…

  4. 4 adracul
    abril 9, 2009 en 8:19 pm

    jAQUELINE… Los Vampiros existen.

    Los encontrarás facilmente en la naturaleza, hay gran cantidad de seres que se alimentan de sangre, desde simples mosquitos,a mamíferos como el Murcielago Vampiro…¿Por que no creer que puedan existir (o haber existido) otros mamíferos que tambien se alimenten se sangre?

    Lo que es mucho más difícil es que estos Vampiros sean tal y como tú los imaginas, dado que la imagen que tienes de ellos es la que te han transmitido autores de ficción.

    1SALUDO;

  5. 5 René
    noviembre 10, 2009 en 12:39 am

    Es interesante que México en su gran imperio biológico contenga a las únicas tres especies que existen en el mundo, que son el Desmodus rotundus,Diaemus youngii y el Diphylla eucaudata, estas tres especies se encuentran en México, y algunos paises del sur de america.
    Pero lo mas interesante es que el Desmodus rotundus es una plaga para el ganado en los estados de Guanajuato, Jalisco y San Luis Potosi.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


octubre 2008
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Comentarios recientes

Blog Stats

  • 96,770 hits

Top Clicks

  • Ninguna

A %d blogueros les gusta esto: