29
Oct
08

HOMENAJE a Lord Byron

George Gordon Byron, sexto Lord Byron (1788 –1824) «Loco, malo, y peligroso de conocer» Su fama se debe no únicamente a sus escritos sino también a su modo de vida extravagante y lleno de escándalos, amantes, deudas, separaciones, acusaciones de incesto y sodomía… no obstante fue considerado uno de los escritores más versátiles e importantes del Romanticismo.

Muchos han atribuido sus capacidades extraordinarias a un trastorno bipolar. Siempre fue ácido y cruel.

Byron nació con una pequeña deformidad en el pie derecho. Era patihendido, sus dedos en el pie estaban vueltos hacia dentro. Al alcanzar la juventud, sus maneras y modales le servirían para disimular su cojera, haciéndola parecer un caminar excéntrico a la vez que distinguido.

Tuvo que soportar muchas burlas y rechazos por su deformidad, pero aprendió con el tiempo a defenderse bajo la máxima de que «cuando un miembro se debilita siempre hay otro que lo compensa». Una joven institutriz y enfermera escocesa, devota calvinista, apodada Mary Gray, lo inició la edad de nueve años, en la lectura de la Biblia y en el sexo, ya que en aquel entonces, y pese a lo breve de su edad, tuvo sus primeras relaciones sexuales con ella.

Breves retazos de su biografía, tras abandonar los estudios y un romance con una prostituta, vuelve arruinado con su Southwell con su Madre, aquí publicaría su primer libro, que el párroco de la zona no dejó que saliera a la venta y quemó, porque en uno de los poemas salía mal parada una tal Mary.

En 1809 ocupó un escaño en la Cámara de los Lores;

En 1811 murieron su madre y dos de sus amigos en tan sólo un mes, cosa que le influyó mucho, se obsesionó con la muerte. Se refugió en su hermanastra Augusta Leigh, manteniendo una relación con ella, lo que provocó que se le acusara por incesto;

En 1816 se trasladó a Suiza y estuvo viviendo algún tiempo junto a Percy Shelley y Mary Shelley. Y su médico personal y secretario  John William Polidori. En una tormentosa noche de verano de 1816 se reunieron los cuatro en Villa Diodati, propiedad de Byron, y decidieron escribir relatos de terror dignos de aquella noche lúgubre. Inspirados ambos en la personalidad de Byron, Mary Shelley escribió Frankenstein y Polidori su relato El Vampiro.

En 1821 participó en la revuelta de los carbonarios en Rávena y se enroló en los movimientos contra el Papa y contra Austria.

En 1824, luchando por la independencia de Grecia, contrae la Malaria y muere. Murió como todos los Lores Byron, a los 36 años de edad, cumpliéndose así la supuesta maldición que caía sobre ellos. «Los amados de los dioses mueren jóvenes»

FUENTE, WIKIPEDIA

El Entierro.
(…)
“Cuando hice la observación de que el presente era el noveno día del mes, su semblante cambió e hizo pausa. Mientras estaba sentado, debilitándose visiblemente, una cigüeña con una serpiente en el pico se posó sobre una tumba cercana a nosotros; y, sin devorar su presa, daba la impresión de observarnos fijamente. No sé lo que me impulsó a espantarla, pero el intento fue inútil; hizo algunos círculos en el aire y regresó exactamente al mismo lugar. Darvell la señaló y sonrió. Habló (no sé si para sí mismo o para mí) pero las palabras sólo fueron:
-Está bien.
-¿Qué es lo que está bien? ¿Qué quiere decir?
-No importa; usted deberá enterrarme aquí esta noche, y en el punto exacto en que está parada esa ave. Ya conoce usted el resto de mis mandatos.
Entonces procedió a darme algunas instrucciones sobre cómo podría ocultar mejor su muerte. Cuando terminó, dijo:
-¿Ve usted esa ave?
-Desde luego.
-¿Y la serpiente que se estremece en su pico?
-Sin duda: no hay nada raro en ello; es su presa natural. Pero resulta extraño que no la devore.
Se rió de una manera espectral y dijo lánguidamente:
-Todavía no es el momento.
Mientras hablaba, la cigüeña emprendió el vuelo. La seguí con los ojos un instante: no pude haber tardado más que en contar diez. Sentí aumentar el peso de Darvell, por poco que fuese, sobre mi hombro y, al volver a verlo a la cara, vi que había muerto.
Me impresionó la repentina certeza inconfundible: en pocos minutos su semblante se tornó casi negro. Hubiera podido atribuir ese cambio tan rápido a la acción de algún veneno, si no hubiera estado consciente de que no tuvo oportunidad alguna de tomarlo sin que yo me diera cuenta. El día se acercaba a su final, el cuerpo se descomponía con rapidez. No quedaba nada más que cumplir su petición. Con ayuda del yatagán de Suleimán y de mi propio sable, excavamos una tumba poco profunda en el sitio que Darvell había indicado: la tierra cedió con facilidad: tiempo atrás había recibido un ocupante ignoto.
Cavamos lo más profundo que el tiempo permitió y, arrojando la tierra seca sobre todo lo que quedaba del ser tan singular que acababa de partir, cortamos algunos bloques del césped más verde que crecía en la tierra menos desgastada que nos rodeaba y lo pusimos sobre su sepulcro.
Entre el asombro y la pena, no podía derramar una lágrima.”

Lord Byron.


ADRACUL

Anuncios

0 Responses to “HOMENAJE a Lord Byron”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


octubre 2008
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Comentarios recientes

Blog Stats

  • 96,770 hits

Top Clicks

  • Ninguna

A %d blogueros les gusta esto: