14
Nov
08

El Brindis

Me acerco la copa a los labios y percibo su intenso olor. Con disimulada ansiedad inhalo su contenido, colmándome completamente con su intenso aroma. La bebida emana una fragancia embriagadora, transportando mi mente y mis sentidos desde la deliciosa quietud del sopor, hasta un estado de enardecida demencia.

Cierro los ojos, poseído ya por el seductor encanto del líquido tormentoso, y con cierto dejo de tristeza brindo por tí.

Brindo por ti, amante pecaminoso, con quien batallé codo a codo contra la moral establecida; por ti, mi adoración, junto a quien caminé orgulloso y transgresor entre la gente, los dos bellos, los dos altivos, los dos viriles. Brindo por ti, aunque no puedas degustar a mi lado este néctar afrodisíaco y prohibido. Aunque no puedas beber conmigo ahora, brindo por ti.

Empapo mi boca con un trago largo, y el delirante sabor tibio sella en ese mismo instante mi fatal destino. Resignado, me entrego al éxtasis final, aquel que la bebida maldita me brinda, mas casi sin pensarlo, me detengo antes del final, antes de dejar que el último sorbo se precipite dentro de mi aniquilado ser.

Sólo quedan unas gotas en el fondo de la abominable copa y, aunque de ti sólo reciba un monótono mutismo, decido reservarlas para ti.

Me levanto entonces en la penumbra, y casi a tientas busco tus formas en la oscuridad. Y asi te encuentro: con la mirada ausente, sentado aún, ajeno, hermoso, distante…

Te contemplo en silencio por unos segundos, y luego sin que te des cuenta si quiera, dejo caer unas gotas del enajenante licor sobre tus labios entreabiertos.

Qué ironía. Las gotas se deslizaron por la comisura de tu boca hasta tu cuello, como si una voluntad extraña las invitara a regresar a su origen… las muy traicioneras fueron a detenerse justo allí, en el lugar exacto donde minutos atrás, armado con mi fiel daga y atormentado por los celos y la desesperación, había trazado una perfecta y profunda línea en tu garganta, ahogando tus gritos suplicantes, y dejando escapar aquel exhuberante manantial rojo de bebida inmortal que ahora, al beberla, me embriaga y me condena.

HELENNA

Anuncios

3 Responses to “El Brindis”


  1. noviembre 17, 2008 en 4:43 pm

    Pero… no me avisaste que pondrías esto aquí XD
    Gracias Adracul.

  2. 2 cultum
    noviembre 17, 2008 en 8:26 pm

    ¿Y has visto lo que pasa cuando pinchas sobre la foto? XD

    ADRACUL

  3. noviembre 28, 2008 en 5:14 pm

    Acabo de verlo, gracias!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


noviembre 2008
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Comentarios recientes

Blog Stats

  • 103.374 hits

Top Clicks

  • Ninguna
Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: