20
Ene
09

Obama, ¿Príncipe del mundo?

Aunque es sabido que las comparaciones son odiosas, en este caso parecen ser inevítales. Desde que fue designado como candidato, las comparaciones entre el 44º presidente de Estados Unidos Barack H. Obama y tres de las figuras más relevantes de la historia de ese país, Martín Luther King, J.F.Kennedy, o el presidente que abolió la esclavitud Abraham Lincoln se han sucedido de manera unánime. Lo especialmente triste de estas comparaciones es el denominador común que relaciona las vidas truncadas de estas figuras con las que identifican al nuevo presidente, todos fueron asesinados. ¿Será este el destino que le aguarda al nuevo presidente de los Estados Unidos de Norte América?

De hecho, agentes del FBI ya desbarataron durante la campaña electoral, los planes de asesinato de dos Neo-Nazis, Daniel Cowart y Paul Schlesselman, quienes antes de ir a por el candidato de color tenían también planeada la realización de una matanza atacando una escuela, cuya culminación sería el asesinato de un centenar de niños negros en el estado de Tennessee.

Pero dejando atrás estos macabros y por suerte frustrados planes, y los posibles oscuros presagios que de estas comparaciones recaen sobre Obama, lo cierto es que el mundo se ha abierto de brazos, de manera inaudita, a este hombre nacido en Honolulu el 4 de agosto de 1961.

Puede ser su carisma personal, o el mal recuerdo que deja su predecesor George W. Bush. Puede que sea la preocupante situación de crisis económica en la que el mundo entero se ve sumido, y que parece no tener una solución clara. O ser meramente una borrachera de libertad y democracia en una sociedad desencantada de políticos y religiones que ve como una minoría racial alcanza el poder en la mayor potencia democrática del mundo. El mundo necesita un héroe y Obama es aclamado como un superhéroe, como la gran esperanza de un mundo al borde del colapso. Y muchos pensarán que esto es perfectamente normal, es normal en el consabido infantilismo norteamericano. Pero en esta ocasión, esa ilusión infantil se ha contagiado de manera asombrosa por todo el mundo, siendo posiblemente este hombre el primer autentico líder mundial, el primero que habría sido elegido por unanimidad de ser candidato en casi cualquier otro país del mundo. El primero en ser elogiado por líderes de países contrarios a la política de Estados Unidos, como Evo Morales, presidente de Bolivia, Hu Jintao, presidente de China o el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Venezuela, México, Canadá, España, Alemania, Afganistán, Japón, Nigeria… El Vaticano, Israel, Palestina. Los cinco continentes se han rendido ante este nuevo príncipe del mundo.

Aunque yo me pregunto, ¿Qué fundamento real hay detrás de todas estas esperanzas?

¿Qué quedará cuando dejen de venderse los muñecos, los carteles, o los preservativos con su rostro? Por que me temo que este superhéroe, no sea más que un espejismo. Un autoengaño colectivo inflado por una poderosa campaña publicitaria, en un mundo necesitado de milagros.

Son demasiadas esperanzas depositadas en un sólo hombre, y yo ya tengo comprobado que cuantas más ganas tienes de ver una película, más te defrauda el final. Así que lamento pensar que pese a lo que la mayoría piensa, este hombre que tanta expectación despierta nos va a defraudar, no por que sea mal político o una mala persona, sino por que no es un superhéroe, es un hombre, y se esperan demasiadas cosas de él.

Espero estar equivocándome.

Generalmente quien quiera ver algo, lo verá. Por eso no es de extrañar que mientras algunos ven a un superheroe, los haya también que vean similitudes entre Obama y otro afamado personaje.

Pues resulta que Barack Obama se nos presenta como un líder joven y carismático, un seductor ante el cual se inclinan las naciones… igual que el Anticristo.

No falta pues quien ve en Barack Obama a ese personaje bíblico del libro de Daniel o el Apocalipsis de San Juan. Quien lo identifica con las profecías de Nostradamus, o presagia que según San Malaquías estamos viviendo los últimos días de nuestra historia. O quien ve en toda esta crisis y la aparición de este líder la realización de la llamada “teoría de la conspiración Illuminatti” que traerá un Nuevo Orden Mundial… o todas esas cosas a la vez.

Y hemos vuelto al principio del artículo, a que las comparaciones son odiosas.

Yo podría interpretar en la figura del “anticristo” a aquel hombre que derrumbe el poder político de las instituciones religiosas ¿sería acaso eso algo malo? , dando al cesar lo que es del cesar. Y aclaro que esto es sólo un juego, dado que soy ateo y no creo en profecías.

Sólo hay que mirar el legado que nos ha dejado el consabido “Jesús Cristo”, su iglesia, para imaginar que el legado de un “Anticristo”, no podría ser en ningún caso peor.

ADRACUL

Anuncios

3 Responses to “Obama, ¿Príncipe del mundo?”


  1. 1 MACGO
    enero 20, 2009 en 8:52 am

    No voy a ser yo quién te quite la razón pero no negarás que la música suena bien. Habrá que esperar a que empiece la letra. Saludos

  2. 2 adracul
    enero 20, 2009 en 9:32 am

    Macgo, si me descuido pones tu comentario antes de que yo publique el artículo.XD

    Esperemos pues, a ver si esa letra le hace justicia a esta música. De momento, tiene voluntarios de sobra para hacerle los coros.

    1Saludo, Gracias por tu comentario;


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


enero 2009
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Comentarios recientes

Blog Stats

  • 103.374 hits

Top Clicks

  • Ninguna
Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: